Aprendiendo a compartir la situación

Imagen2

Además de la tarea de aceptar la situación, los papás de los niños con un corazón distinto nos enfrentamos a la necesidad de decidir con quién y cómo hablar de lo sucedido a nuestro hijo. Enfrentamos... momentos en los que informar de la situación es imprescindible o una responsabilidad. De igual forma, el niño o la niña requieren decidir con quién y cómo desean compartir su propia situación.

Algunas preguntas que nos hacemos son:

    • ¿Debemos platicar la situación a todo mundo?
    • ¿Familiares, maestros, amigos, papás de los amigos?
    • El niño ¿puede o debe decidir a quién contarlo?
    • ¿Debo responder si me pregunta sólo por curiosidad y sin considerar la profundidad de lo sucedido?
    • ¿Es válido platicar toda la historia o sólo la situación actual o señales de alarma?

Sugerencias:

      • Transmitir al niño seguridad y confianza.
      • Distinguir cuál es la motivación de alguien al preguntar. No se está obligado a responder cuando se pregunta sólo por curiosidad.
      • Platicar sobre la situación en ambientes de confianza es reconfortante y curativo.
      • Evitar caer en el discurso de la queja y la autocompasión.
      • Se debe contar a los maestros ya que los niños pasan mucho tiempo con ellos y pueden hacer actividades que no hacen en casa.
      • Ser prudente al hablar de la situación, no usarla como motivo de alarde ni para avergonzarse.
      • Según el caso, se puede optar por mencionar la situación de manera general y las señales de alarma cuando se trate de un encargo pasajero o con quien no se desea entrar en detalles.
      • Comprender que la gente puede tener buenas intenciones al preguntar, comentar u opinar, aunque eso cause cierto malestar.

Para reflexionar:

Y tú, ¿cómo has resuelto las situaciones en las que se requiere hablar de la cardiopatía de tu hijo con personas que no son de la familia?

Contáctanos

Deseas saber más de nosotros?
Síguenos en nuestras redes sociales.

Reservados - Copyright © 2015 RaXa