Historias

Padres nos cuentan sus historias

... afloraba la intuición maternal... Teresita de J. Ruiz Mtz. Mamá de Cándido Zárate Ruiz.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Cándido es el menor de mis 4 hijos, a los 15 días de nacido, porque lloraba mucho, lo llevamos al pediatra y fue cuando supimos de su cardiopatía, en ese momento que nos explicaba el doctor la gravedad de su problema, algo me dijo que esto sería un largo camino, los primeros 3 años de vida fueron los más difíciles, los cambios que hubo en la familia eran de sorpresa en sorpresa, pues no teníamos conocimiento de nada sobre cuidados y consecuencias, sin embargo, afloraba la intuición maternal y sólo un poder superior me ayudó para poder sacarlo adelante hasta ahora que tiene 11 años, todo parece estar bien, claro, estamos aquí esperando consulta y el diagnóstico del médico, confío en que todo esté bien. Sólo puedo decirles que le doy gracias a Dios por este angelito que me mandó, ahora entiendo que era para mí y por qué me lo dio a mí, gracias por ser mi hijo.

Teresita de J. Ruiz Mtz.

Mamá de Cándido Zárate Ruiz.

... sabemos que estamos en un hospital muy bueno. Samantha. Contado por su mamá.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

confianza-en-dios

 

Samantha (mi hija) y yo venimos desde el estado de México. A Samy le detectaron una válvula del corazón en mal funcionamiento, esta es nuestra segunda visita al Hospital de Cardiología, las enfermeras, el personal que nos atendió hasta hoy, desde recepcionistas, policías y médicos, han sido muy amables con todos. Estamos muy nerviosas y a pesar de que sabemos que será sometida a una operación para cambiar su válvula, sabemos que estamos en un hospital muy bueno y confiamos en Dios, ojalá dentro de unos meses, podamos plasmar aquí y compartir el seguimiento de esta aventura y prueba que iniciamos. Les deseamos suerte y esperemos que a todos los que estemos aquí, podamos contar una buena historia dentro de unos años.

Saludos Erika y Samy.

...a pesar que no le daban esperanzas... Jesús Alberto García Hernández, 7 años, relatado por su mamá.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

ja-te-amo

 

Hola, yo soy Jesús Alberto García Hdz. Yo soy cardiópata, al mes que nací me detectaron anomalías en mi corazoncito, mis papás, a pesar del dolor, aceptaron que estaba enfermo del corazón y siempre me trataron como un niño normal hasta mis 3 años, cuando en una consulta le dijeron a mi mamá que ya me tenían que operar, mi mami, con todo su dolor me internó el 10 de Julio y me operaron el 2 de Agosto del 2012. Mis papás, tíos, tías, primos y hermano me recibieron con mucha alegría.

A los 8 días de haber salido del hospital me empecé a sentir mal, a hincharme, y mi mamá y mi tía mamá me volvieron a llevar al hospital de urgencias y el doctor les dijo que me hacía falta más medicamento y que regresara el lunes a revisión, llegó el lunes y yo seguía igual de hinchado, me volvieron a dar más medicamento y me enviaron a casa. Por unos días estuve bien, pero luego empecé con vómito y náuseas, y otra vez me estaba hinchando y no dormía de que me sentía mal; mi mami me llevó otra vez al hospital el 5 de Septiembre de 2012 para que me revisaran, el doctor le dijo que me fuera a hacer un estudio para saber por qué me estaba sintiendo mal. Mi mami me llevó y cuando subió el doctor le dijo que mi corazón estaba fallando otra vez y que tenían qué ver la causa. Mi mamá, con todo dolor de su corazón me tuvo que volver a internar. Pasaron los días y los doctores hablaron con mi mamá que me tenían que volver a operar porque la plastia que me habían hecho no había funcionado, mi corazón quiso trabajar como nuevo y no pudo, el 2 de Octubre me puse mal y le hablaron a mi mamá que viniera al hospital porque ya me habían entubado, no se me quitaba la calentura y no me podían operar hasta que me estabilizara.

Mi mamá y mi familia sufrieron mucho. 8 días después, exactamente el 11 de Octubre de 2012 me operan, me ponen válvula mecánica y todo salió bien. Unos días después de que me operaron se me fue agua a los riñones y me tuvieron que dializar, 2 días después se me tapó el conter, me lo cambiaron y se alcanzó a rasgar una venita de mi pancita y me metieron a quirófano para suturar el sangrado y me hicieron una rajadita como cesárea, salió el doctor diciendo que había salido bien, pero que tenían que firmar mis papás porque se me había ido un coágulo de sangre al pulmón derecho y tenía que drenarlo. Días después me despierta y yo reaccioné bien, lo que no les había dicho es que antes de operarme yo ya hablaba, caminaba y ya iba al baño solo, hacía mi vida normal. Cambiando de tema, mi mamá me preguntaba y yo le contestaba con señas porque estaba con un tubito en mi boquita, pero sí le entendía a mi mamá. 8 días después me quiso dar una infección en mi pancita y me dio temperatura de 40°, me dio trombosis de las rodillas para abajo, cuando el doctor me estaba revisando me convulsioné, me estabilizaron y a los 20’ tuve otra convulsión y, para hacérselas más largas, quedé con un problema neurológico.

Cuando salí del hospital me entregaron con mi mami y mi familia como un bebé, me retrocedí a un bebé, y ahora yo, Jesús Alberto, acabo de cumplir ayer 24 de Agosto de 2012, 5 años y llevo 2 años de discapacidad, y a pesar que no le daban esperanzas a mi mamá y familia, sigue luchando con mi familia, mis papás, mi hermano, mis tíos, tías y primos y mi abuelita. Pero sobre todo le doy gracias a Dios. Esta es la pequeña historia de mi hijo Jesús Alberto García Hernández, lo escribió su mamá que lo ama por ser un guerrero.

J A Te amo

...ahora puedo competir en natación, danza... Mary Carmen Tapia Guadalupe.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

ya-no-duele

 

Mary Carmen Tapia Guadalupe.

Soy una chica con síndrome de Down, nací con problemas del corazón, lo cual fue motivo para estar enferma y no poder realizar mis actividades normales. Pero gracias a que existe el Hospital Ignacio Chávez, fui atendida y corregida del corazón, fue un momento muy triste y doloroso.

¡Ah! Y también para todos mis familiares y amigos que me rodeaban. Pero todo salió muy bien después de mi cirugía abierta, ahora puedo competir en natación, danza y muchas cosas bellas que me da la vida. ¿Saben? Mi corazón ya no duele, así que tengo mucho amor para toda la gente que me quiera… Hoy es un día muy feliz porque me dieron de alta después de asistir 21 años a consultas. Me da tristeza ya no volver a mi hospital y ver a mis médicos, pero feliz para compartir que aquí tienen manos y custodiadas por el mismísimo Dios.

...darle a tus hijos una mejor calidad de vida... Historia de Emmanuel

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Historia de Emmanuel

Cuando nace mi hija, todo estaba bien, al mes y medio, aproximadamente, empezó con mucha tos, le hicimos un estudio de una radiología y vimos su corazón muy grande. La revisó un cardiólogo y vio que tenía cardiopatías congénitas algo graves, tenía una coartación de aórtica, un estenosis valvular aórtico y comunicación intrauricular e intraventricular. Para nosotros fue un golpe shockeante al no saber qué pasaba, nadie en la familia ha presentado síntomas semejantes, y se convierte en algo tenso, algo que te cambia la vida al no saber qué sucede.

Ya estamos aquí, con la oportunidad de Dios logramos entrar a este lugar y va bien, sigue habiendo esa adaptación de su corazón después de una operación que hicieron de coartación y un cateterismo de válvula y se está adaptando, ese ventrículo ya estaba muy dañado de la parte izquierda de su ventrículo, está en esa adaptación de recuperación, pero sique siendo bastante vulnerable en todos los sentidos, es muy complejo, esa es mi historia, muchas gracias. Es algo que no esperas, que no sabes y que no conoces; lo desconocido es difícil, es complicado, esa parte te shockea y no sabes cómo actuar. Se mueven muchas circunstancias, tanto directas como indirectas, el núcleo familiar, se transforma la vida social, el trabajo, todo se transforma.

Pero con el favor de Dios se tiene que dar bien. Pues es que es un proceso de tiempo, va a haber momentos, hay momentos en los que te trauma, no sabes qué hacer, caes en la desesperación, pero también en momentos donde hay mucha conciencia donde valoras mucho las cosas, donde aterrizas las cosas, no dejas pasar el tiempo porque sabes que cualquier cosa puede suceder, y darle a tus hijos una mejor calidad de vida, y emocional más que física y material, una calidad de vida emocional donde ellos valoren, donde generen ese valor de concientizar lo que tienen, las cosas y creo que se va dando solito, pero sí depende mucho de nosotros como papás, en mi caso mi hija va empezando y a lo mejor voy empezando yo en esto, Dios quiera y camine por esa parte de tener que transmitirle a ella esa seguridad propia para que haga su vida con su cardiopatía. Pero no sé a qué me voy a enfrentar, sin embargo, las experiencias que se nos permiten ver, estar aquí con la gente que ya tiene el caso como la señorita de 16 años, como el muchacho que nos platicas, como Kevin, son alentadoras en ese sentido y saberlos puede ayudar a hacer lo mejor que se puede con los niños.

Es todo un proceso, ahorita no se te decir cómo vaya yo a ser en un mes con mi niña, en 5 años, en 6 años, pero ahorita si puedo pensar que Diosito nos mandó esta bendición, yo lo llamo así porque nos deja saber que somos capaces de hacer algo más que lo rutinario, que lo cotidiano, el tener un ángel de este tipo. Y esa es la manera propia de analizarlo, porque, en lo particular me deja ir manejando mejor las cosas y no caer en la desesperación y en el trauma, en el miedo, en el temor de cómo va a suceder. Mi esposa viene después de 4 abortos, ya decidimos no tener hijos, y “chín” cuidándose y cuidando todos los factores para ya no embarazarse, quedó embarazada, en su embarazo no tuvo ningún riesgo y aquí está la niña. La hemos buscado desde hace mucho tiempo, tenemos un niño de 8 años, y ni modo de decir: “No”, no luchar o no hacer algo, es algo muy propio, muy personal, pero estas experiencias si te mueven la vida, te cambian la vida. Y para mejor. Yo sigo contento y muy agradecido a Dios, digo: “Duele ver que cae en niños inocentes, que ellos son los que batallan, esto duele, ¿Por qué él?” Pero realmente creo que la lección es para uno y la experiencia es para nosotros.

...disfruto mucho ir a la escuela... Belén del Rocío Terán Galván, 12 años.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Hola, me llamo Belén del Rocío Terán Galván. Soy de Aguascalientes, Ags. Soy la menor de mi familia y tengo 3 hermanos, tengo 12 años, mi hermana la mayor tiene 24 años, un hermano de 20 y otro de 17, con los cuales me llevo regular, pero es más pelea que sana convivencia, tengo 3 sobrinos, a los 3 los quiero, pero mi sobrina más grande me desespera, quizá le tengo celos.

Hoy en el primer año de secundaria, bueno, ya pasé a segundo, me llevo muy bien con mis compañeros y disfruto mucho ir a la escuela.

...no tengan miedo... Kiamy (Hija de Dios), 8 años

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Hola a todos los que lean esto, mi nombre es Kiamy que significa “Hija de Dios”, tengo 8 añitos.

Cuando iba al kínder me mandaron al doctor y me dijeron que tenía un problemita en el corazón, me operaron y ahora doy gracias a Dios porque ya estoy muy bien y me han dado de alta de este hospital y me voy muy contenta. A todos los que lean esto quiero decirles que no tengan miedo porque Diosito nos cuida y saldrán bien así como yo lo hice.

Así que échenle ganas, que Dios los bendiga y guarde.

...un lugar en que me devolvieron la vida... Kassandra Curiel Félix.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Mi nombre es Kassandra Curiel Félix.

Ingresé a este hospital en el 99 con mi corazón enfermo, en ningún hospital quisieron operarme, casi estaba desahuciada, pero gracias a un familiar pude llegar a este lugar único, al mes me operaron, recibimos apoyo de la Dra. Vera, a quien le agradezco mucho, aquí es un lugar en que me devolvieron la vida, todos son muy buenos, al médico que me operó le agradeceré todo el tiempo de mi vida, que Dios lo llene de bendiciones. Hoy me dieron de alta y tal vez no regrese. Gracias a todos los de este Instituto.

Nunca olvidaré lo buenos y excelentes como médicos y como seres humanos.

Gracias. Kassandra.

Ánimo y suerte. Erika del Carmen Zárate

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Hola, mi nombre es Erika del Carmen Zárate. Soy originaria de Oaxaca.

Desde los 7 años tengo estando de hospital en hospital y a los 15 años me internaron en este Hospital de Cardiología, a los 17 años me operaron y desde ahí vengo a revisiones médicas y por fin me dijeron que mi corazón está MUY BIEN y gracias a Dios me suspendieron las citas. Así que todos los que lean esto, sí se puede seguir adelante. Ánimo y suerte.

Dios nos dio una segunda oportunidad. Jannet Castañeda Aldarrama. Hija de paciente

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

felicidades

 

Hola, soy familiar de una paciente que tuvo un problemita con su corazoncito, le dio un infarto, esa persona es mi mamá. Me dolió tanto y también me espanté. Pero saber que Dios nos dio una segunda oportunidad hay que valorarla. Estamos aquí en consulta echándole ganas. Quiero felicitar a todos los guerreros que luchan con su enfermedad de cardiópatas, como dicen sus historias anteriores: son luchistas, soñadores, guerreros, son gente admirable, normales.

También agradezco a todo el personal de los hospitales que les gusta ayudar a toda esta gente, que sé que cada paciente tiene una historia diferente y que esto se da en todas las edades, Dios los bendiga y los llene de bendiciones.

Dios siempre está con nosotros.

No hay que perder la fe.

Atte. Jannet Castañeda Aldarrama.

Estoy feliz porque ya pasé a 1º de secundaria..María Fernanda Fuentes Saucedo, 11 años

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

corazn2

 

Hola, soy María Fernanda Fuentes Saucedo, tengo 11 años. Estoy feliz porque el 3 de Septiembre es mi cumpleaños, pero a la vez, triste porque hace 2 años yo me di cuenta de que me palpitaba muy rápido el corazón y le dije a mi mamá, pero no eran seguidos, pasaron 2 años y mi mamá me llevó al médico y me hicieron estudios, y me dijeron que a lo mejor tenía taquicardia, pero después me mandaron con un cardiólogo.

El 23 de Agosto de 2014 me dio un dolor en el pecho, me dolían los huesos, y como estaba con mi abuelita, no podía correr porque me faltaba el aire, le marcaron a mi mamá y fuimos con el cardiólogo. Él me dijo que estaba bien, que era un problema pero que tenía solución y me mandó a esta institución, el 29 de Agosto vine a la institución y me dijeron que era taquicardia y me citaron hoy y espero de lo que me digan los doctores no sean malos y me han tratado bien y espero curarme aquí y estoy feliz porque ya pasé a 1º de secundaria. Bueno, esto es, hasta pronto, espero que el que lo lea no tenga la misma enfermedad y cuídense.

De: Fernanda Fuentes para los demás. xD

Gracias a Dios, a los doctores y a las enfermeras... Bárbara Samantha Gómez González. 7 años.

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Hola, soy Bárbara Samantha Gómez, desde que era chiquita tuve un hoyito en el corazón, el Dr. Montes le puso un parchecito en mi corazón para cuidarlo y se curó. Gracias a Dios, a los doctores y a las enfermeras que me curaron. Deseo que Dios nunca se olvide de aliviar nuestros corazones. Bárbara Samantha Gómez González. 7 años.

Me las arreglaba para ser el niño más feliz del mundo. Sergio Huidobro. Cardiópata. 26 años

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

amigosxmontones

 

 

La fiesta de cumpleaños más feliz que recuerdo fue la de mis cuatro años. Al momento de cumplirlos, el 14 de Marzo de 1992, estaba internado en el Instituto Nacional de Cardiología en espera de una cirugía para arreglar mi corazón… aunque eso yo no lo sabía. Como paciente del instituto, aún con las noches sin mi familia, lejos de casa y sin poder tener todos mis juguetes y libros a la mano, yo me las arreglaba para ser el niño más feliz del mundo, y con frecuencia lo lograba.

Tenía amigos por montones, me visitaba una enfermera bastante guapa y había comida gratis, ¿qué más se puede pedir? Pero esa felicidad, por supuesto, no se debía a que yo no entendiera qué me pasaba: después de la cirugía lo entendí y desde entonces hasta ahora, 22 años después, he sido tan feliz como lo fui entonces, en aquellos días. La única diferencia está en que soy más consciente que otras personas acerca del valor de la vida, de la salud y de la importancia de vivir cada día no como si fuera el último, sino como si fuera el primero: uno lleno de asombro por cada mínimo detalle de lo que nos rodea y de gratitud constante. Con el paso de los años he llegado a entender qué le pasa a mi corazón.

Ese aprendizaje, hay qué decirlo, ha sido la experiencia más fascinante que recuerdo: ¡qué artefacto más insólito cargamos todos en el pecho! Fuera de eso, mi cardiopatía no ha tenido ninguna otra intromisión en mi vida; no sólo ha sido una vida normal, sino una feliz, plena y llena de sorpresas, cada una más grande que la anterior. Hoy, llegué a convertirme en el escritor que había soñado cuando era niño. Un escritor como aquellos que escribieron los libros y revistas que leía en el Instituto mientras estuve internado… no tan bueno como ellos, claro, pero tengo siempre la satisfacción, cuando leo mi nombre al pie de un texto en una revista o una página de internet, de saber que aquél niño se salió con la suya.

Les escribo esto apenas unos días antes de cumplir un sueño, uno de los más grandes: visitar el Festival de Cine de Cannes, en el sur de Francia, para trabajar en él. Lo comparto con ustedes como un testimonio de que todos nuestros sueños, todos, incluso los que parecen más grandes, improbables o descabellados, están ahí esperando a que vayamos por ellos y no necesitamos hacer nada más que eso: ir. Una cardiopatía congénita no es ningún impedimento, sino todo lo contrario: ha sido una oportunidad.

La más grande de todas. Sergio Huidobro. Cardiópata

Mis papás tenían miedo, pero... Valeria Samperio

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Hola, mi nombre es Valeria Samperio, y les quiero contar cómo es que estoy saliendo adelante después de la operación que me hicieron en este grandioso hospital. Mis papás tenían miedo, pero los doctores les dijeron que todo iba a salir bien, ellos fueron muy fuertes, y gracias a eso y a seguir los consejos de los doctores, me siento muy bien.

Gracias Diosito por darme la oportunidad de seguir delante y a mis papis por cuidarme.

Mónica Santana nos cuenta la historia de su hija Alondra

on Sábado, 17 Enero 2015. Posted in Historias

Mónica Santana nos cuenta la historia de su hija Alondra, una joven con un corazón especial quien es paciente del Instituto Nacional de Cardiología. En su participación en el grupo de Apoyo Psicosocial a Padres nos dice: “el consejo es que nos contagiemos todo lo bueno”.

Buenas tardes, mi nombre es Mónica Santana Núñez, nosotros somos de Uruapan, Michoacán, nuestra hija, cuando nació, me dijeron que había bronco-aspirado y la internamos, tenía una semana de nacida, y como le daban crisis de paro respiratorio, nos fuimos a la ciudad de Guadalajara, ahí me dan un 2% de vida, gracias a Dios llegamos aquí, por medio de una doctora que nos recomendó pudimos ingresar a Alondra y aquí le han hecho dos cirugías de corazón abierto, era comunicación intraventricular y doble ligadura del conducto arterioso, la parte del cartílago no se le formó, entonces tuvo una cirugía de reconstrucción de la nariz, por las sondas, como duró mucho tiempo con sonda, posteriormente, donde le terminó la cirugía se le abrieron los músculos rectos y se le hizo una hernia postcardiaca que también le intervinieron, o sea, lleva cuatro cirugías. Ella ya tiene 16 años. En esta ocasión se supone que ya tiene corrección total, nada más que ahora, a ella le quedó un síncope, le dan muchos mareos, ha tenido un dolor de cabeza que no se le ha quitado, lleva más o menos ocho días con eso, por eso estamos ahorita aquí, para ver de dónde proviene el dolor de cabeza tan fuerte.

Si son niños bien especiales, a mí me ha sorprendido con mi hija, ya tengo aquí 16 años, que cuando cumplió sus 15 años, a la semana siguiente la iban a operar, los quince fueron el viernes y el lunes ya tenía que estar aquí porque la iban a operar, entonces me decía: “Ya no me operes, ya no me operes”, le dije: “No. Vas a tener tu fiesta y vas a salir bien y todo”. Y a mí lo que me sorprendió muchísimo es que le dieron como unas 30 cartas sus amigas, y un día que se fue a la escuela me puse a leerlas, y lo que más me sorprendió era que las niñas le decían: ”Gracias por tus consejos”, todas las niñas le ponían eso y a mí me llamó mucho la atención, porque a ella la quieren mucho y todas le decían lo mismo: “Gracias por tus consejos”. Porque están en la edad de que les gusta la moda, esto y lo otro y a la mejor ellos ya ven la vida diferente, porque todas le decían. “Gracias por tus consejos” en todas las cartas y yo realmente me sorprendí.

Yo por último, quería dar un consejo, yo ya pasé 16 años aquí. A mí me pasó una experiencia y se las quiero compartir. Cuando yo entré, desgraciadamente, me tocó ver morir 11 bebés, que me tocaba convivir con sus papás, a mí todavía no me tocaba el turno. Una niña que iban a operar antes que a mi hija se veía muy bien, se veía hasta mejor que la mía, y esta bebecita fallece; a mi hija le tocaba la cirugía al día siguiente; el papá me dice: “No permitas que operen a tu hija, si te la vas a llevar abierta, mejor llévatela a casa y si se va a morir, mejor que se muera en tu casa, y no permitas que la abran”. A mí me dejó nerviosa, obviamente él estaba pasando por... porque había fallecido su bebé. Yo de momento dije: “No, no autorizo la operación, no, no la autorizo”, yo me puse muy nerviosa y mi mamá me dijo: “Mira hija, tú permite que operen a tu hija, si se va a morir, que se muera en la lucha, pero no sin haber luchado”. No, le hice la lucha, porque a veces los papás nos aconsejamos y todos los niños tienen cardiopatías diferentes, no por lo que me pase a mí tiene que ser lo mismo. El consejo es que nos contagiemos, pero en lo bueno, no en desanimarnos, sino que, va a salir bien, no a mí me pasó esto y asustarnos, eso es muy malo, le digo porque yo ya lo viví. -Se pasa la mala vibra - Ándele, se pasa la mala vibra. Deben de pasarse, ustedes que van a seguir aquí, la vibra, pero en lo positivo, no en lo negativo. Era mi consejo. Muchas gracias.

[12  >>  

Reservados - Copyright © 2015 RaXa